Ana & Moisés Parte I

Esta historia nos llegó por la bisnieta de nuestra protagonista, quien se encontraba en una situación similar a la que relataremos acá.

Ana conoció a Moisés en la fábrica de su padre. Ella estaba correteando por la algodonera -la empresa familiar- cuando, de sopetón, vio entrar a un señor mayor junto a su hijo de aproximadamente 30 años, exactamente el doble de su edad. Eran Moisés y su padre Andrés, que tenían una reunión de negocios con el papá de Ana.

Moisés y Ana se miraron fijo, pero no fue amor a primera vista. Sin embargo, ambos sintieron una atracción que jamás habían experimentado. El episodio no trascendió y solo volvieron a cruzarse algunas veces en el barrio, pero nunca intercambiaron palabra. Se miraban y se pensaban en silencio. Ella tenía 15 años y, en esa época (década del 20), había convenciones que no se desafiaban. Además, en todas las oportunidades, Ana estaba acompañada de su padre o madre, cosa que hubiese impedido cualquier intento de acercamiento que, de todos modos, Moisés nunca intentó.

Tres años más tarde del primer cruce, Ana y Moisés compartieron la primera cena.
Ella había cumplido 18 años y sus padres organizaron un evento al que invitaron a varias parejas amigas de la familia, entre las que se encontraban los padres de Moisés y sus tres hijos varones.

Desde el primer momento que supo de este festejo, Ana pensó cómo arreglarse para ver al hombre del cual se había enamorado en secreto. Moisés, por su parte, había esperado este encuentro tantos años que no sabía cómo actuar al momento de tenerla frente a sus ojos. Ninguno de los dos tenía con quién hablar del tema; contar esto era literalmente la nada misma, ya que no había nada que contar ¿Qué iba a decir él, que estaba enamorado de una chica con la que jamás había hablado? En el caso de Ana, cualquier comentario era impensable. En esa época, las mujeres no se fijaban en hombres sin la aprobación de sus padres. O mejor dicho, se fijaban, pero callaban.

El día de la cena llegó. Cuando Moisés entró junto a su familia a la casa de Ana, ambos sintieron la vergüenza de quién se siente expuesto en sus sentimientos, aunque en la realidad, nadie registraba nada. Ninguno de los dos había comentado nunca con nadie ese amor quizá platónico que sentían el uno por el otro, con lo cual no había de qué preocuparse. Apenas se ubicaron alrededor de la mesa, el padre de Ana propuso no un brindis, sino dos. Uno, obvio, por el aniversario de su primogénita y, otro, para presentarle a su futuro esposo: José, el hermano mayor de Moisés. Sin previo aviso, sin nunca haberle consultado nada, los padres de Ana ya habían arreglado su matrimonio con José, un mes antes de la reunión. En el mismo momento que se veían obligados a levantar las copas, Ana le clavó una mirada fulminante a Moisés que lo dijo todo.

Al otro día, se encontraron en secreto y se dijeron todo. Moisés prometió hablar con su padre y luchar por el amor de Ana. Así las cosas, él intentó explicarle a su familia que se amaban el uno al otro, pero para el padre de Moisés, no era una cuestión de amor sino de turnos: José era el mayor -tenía 37- y se tenía que casar primero, con más urgencia. Además, José también estaba enamorado de la bella Ana.
En el caso de ella, cualquier intento de explicación hubiera sido en vano. Las mujeres de esa época no tenían ni voz ni voto. Sin embargo, Ana intentó persuadir a su padre , quien de una manera tortuosa la puso entre la espada y la pared y la obligó a tomar una decisión: Si no se casaba con José, los negocios entre ambas familias se cancelarían y así su familia se iría a la quiebra sin escalas, lo cual como consecuencia traería la necesidad de migrar al extranjero, a su país natal y esto también acarrearía la imposibilidad de Ana de, por lo menos, tener el simple placer de seguir viendo a Moisés y soñar.

¿Qué decisión tomaría una chica de 18 años, en la década del 20, con tanto peso sobre su espalda?

Share

Anuncios

Acerca de El Corte

Historias de amores que no fueron.
Esta entrada fue publicada en Ana & Moisés. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ana & Moisés Parte I

  1. Marisa dijo:

    Buenas tardes. Y… yo creo que se va a tener que casar con el tal José y más adelante, cuando se enfríe un poco la cosa, va a empezar algún tipo de relación paralela con Moisés. Esperaremos el segundo capítulo…

  2. Cat dijo:

    No me gustaría haber estado en los zapatos de las “Ana” de los años 20, 30, 40 y contando.
    No creo que ella tuviera realmente una opción.

    PD: Es muy tipo “Como agua para chocolate” la historia.

  3. Celeste dijo:

    Ella no tenia porque cargar con la responsabilidad del negocio familiar que su padre no supo cuidar…
    Pero… en esos tiempos no se pensaba asi… por lo cual se complica mucho la situacion y practicamente no tiene alternativas.
    En ambas opciones pierde y mucho, hay que ver que esta dispuesta a resignar…

  4. Soledad dijo:

    Pobre Ana, tener la posibilidad de estar con la persona que ama y ser obligada a casarse con otro… Mi abuela fue obligada a casarse con otro estando ella enamorada de otro, pero no pudo decir nada y tampoco hizo nada, vivio toda su vida junto a mi abuelo que era la persona que no amaba… Muy triste.-

  5. Ramakandra dijo:

    Teniendo en cuenta el precepto del blog en sí, no hay mucho para discurrir. Aunque creo que se puede deshilachar sobre la conducta del padre para con la hija y la disyuntiva de los hermanos.
    Algún acto impulsivo del menor que termine en una atrocidad para con el mayor, un escape de ellos al extranjero en el mejor sentido cursileresco.
    Probablemente sea una historia que no fue, pero me gusta creer todos los días que en algún lugar, alguien está cambiando el paradigma para romper con el esquema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s