Nicolás & Cecilia Parte II

Los problemas de Nicolás y Cecilia parecían acrecentarse a medida que una salida debía separarlos. Nicolás era el portavoz del malestar por estas situaciones, pero Cecilia también lo extrañaba en cada momento que no estaba con él.

Finalmente, luego de ocho meses de relación, las amigas de Cecilia la invitaron a una comida y le expresaron su disgusto con lo que acontecía. Ninguna de ellas estaba de acuerdo en que esto sea sano para su propia relación, y la que tenía con ellas. Podría interpretarse como celos, tal vez como envidia, pero la realidad es que ahí estaban sus amigas recriminándole y echándole en cara todas sus ausencias.

Por momentos, Cecilia tuvo sentimientos encontrados en los que la brújula perdió el rumbo y no podía discernir. Al empezar a sentirse incómoda con tantos agravios por parte de sus amigas, pensó que finalmente el único que la quería era Nicolás.

Este sentimiento peligroso puede llegar a ser un desbande en la vida de cualquier persona. No solo por poner en riesgo la relación amorosa existente, sino también por todos los lazos que uno crea a lo largo de su vida.
¿Serían las amigas de Cecilia unas envidiosas que únicamente la pretendían para ella? ¿O sería real su sentimiento de afecto de quererla tener presente en más oportunidades para compartir cosas con ella?
Debido a estos malos momentos que Cecilia pasaba cada vez que veía a sus amigas, comenzó a aferrarse más aún a Nicolás.

Los planes no tardaron en llegar: poner un parador en la playa, casarse, tener hijos, irse a vivir a Brasil, etc.
Se podría decir que ambos habían depositado todas sus energias el uno en el otro, y vivían tal cual.
Lo raro de esta relación, es que normalmente cuando la gente pasa tanto tiempo junta suele pelearse con mucha frecuencia, pero en este caso el amor brindaba una armonía increíble siempre y cuando Cecilia no tuviese que salir a ningún lugar.

Pasado un año de relación, la locura se había apoderado de la situación poco a poco y aquello que de primer momento parecía un acto hermoso de celos era ahora una obsesión total.
Nicolás comenzó a sospechar de absolutamente todo lo que hacía Cecilia, pero sin fundamento alguno, dado que ella lo único que hacía era vivir para él. A veces hasta debía llamarlo para avisarle que saldría de su casa e iría al kiosco a comprar cigarrillos, por miedo a que Nicolás llame y ella no conteste el teléfono.
Cuando Cecilia comenzó a sentir tanto hostigamiento, y principalmente tanto amor, comenzó a desencantarse de esa persona que le movía todo el cuerpo.

A menudo las relaciones se mantienen renovando continuamente los intereses el uno por el otro. Pero cuando una persona como Nicolás se entrega a otra, haciéndole sentir que sin ella no puede seguir con su vida, lo más probable es que la otra persona sienta rechazo. Junto con esto, se pierde el respeto por completo ya que se comienza a ver al otro como una persona débil y dependiente. Y una vez que en una relación se pierde el respeto, digamos que la cosa se hace irremontable.

En una de las tantas noches que seguían compartiendo, una amiga de Cecilia llamó a su casa y ella no estaba. Sin embargo, el padre comenzó a tener un diálogo en el que se terminó enterando de la situación por la cual ya no lo visitaban más las amigas de su hija, y algunas que otras cosas.

Por eso, el padre de Cecilia decidió tener un importante diálogo con ella y plantearle su punto de vista. Recién allí y teniendo la palabra y el apoyo de su papá, Cecilia tomó coraje y habló con Nicolás.
La separación de ambos duró tres semanas. Todos los días juraban terminar para siempre y al día siguiente se encontraban con la excusa más ridícula de todas.

Si bien a Cecilia se le hacía muy difícil seguir con su vida sin Nicolás, él simplemente no podia. Por eso comenzó a llamarla incontables veces con excusas disparatadas para poder verse.
A Cecilia la situación se le hacía muy difícil, porque a pesar de saber que no era lo conveniente, seguía amando a Nicolás. Pero más madura y centrada que él, se negaba ante todo tipo de ofrecimiento.
Nicolás, que no podía maquinar en su cabeza otra cosa más que la figura de Cecilia, comenzó a intentar llegar a ella con planes estrambóticos y rídiculos.

Primero, tomó contacto con todas sus amigas, les hablaba y lloraba continuamente intentando pedirle que persuadan a Cecilia para que vuelva con él. Cosa que obviamente las amigas no hacían.
Al ver los pocos resultados que estas acciones le daban, Nicolás empezó a frecuentar todos los lugares a donde sabía que se la podía encontrar. Pero lo más loco de todo, es que cada vez que se veían se quedaban juntos. Nicolás era para Cecilia una especie de droga que sabía que le hacía mal, y que la privaba de su libertad.

Nicolás envalentonado luego de cada encuentro le hacía llegar a Cecilia flores, cartas, chocolates, y todo tipo de regalos. Pero cada paso que daba alejaba a su ex novia un poco más, y aún no lo podía comprender.
El verano llegó nuevamente y Cecilia partía para Pinamar por toda la temporada. Sin lugar a dudas, Nicolás quería hacer un movimiento fuerte ya que él no podía ir por su trabajo, y estaba seguro que tanto tiempo sin verse los separaría definitivamente.

Por eso Nicolás decidio una noche quedarse frente a la puerta de la casa de Cecilia. Compró el suficiente alcohol como para emborracharse como una cuba, y una gilette. En su cabeza enferma, creía que mostrándole exteriormente el dolor que sufría en su interior, recuperaría a Cecilia, como si ella no supiese ya lo que le costaba separarse.
Nicolás tomo la gilette y comenzó a hacerse tajos en el pecho, justo en el lugar a donde se ubica el corazón. Se tajeó tantas y tantas veces que a través de su remera blanca se empezaba a filtrar la sangre que le salía de su cuerpo.

A la mañana siguiente, la madre de Nicolás alertada por su ausencia comenzó a llamar a todos lados para averiguar el paradero de su hijo. Entre esos llamados incluyó a Cecilia, a quién le notificó que no había pasado la noche en casa y estaba preocupada.
Cuando Cecilia salió con rumbo para la casa de Nicolás, se lo encontró en la esquina de su casa. Estaba tirado, casi dormido, con una remera empapada de sangre y un olor a alcohol que apestaba. Debajo de él, tenía una torta que le había hecho, una costumbre que ella tenía para festejar sus cumpleaños.
Cecilia lo recogió y lo llevó a su casa. Allí lo curó y le mintió diciéndole que estaría con él para siempre.
Por fin comprendia que Nicolás estaba enfermo, que la obsesión se había apoderado de él y que la situación ya era peligrosa. Luego de dejarlo en su casa, le comento a sus amigas lo ocurrido, quienes alarmadas comenzaron a sugerirle a Cecilia que se cuide, como si se tratase de un asesino.
Esa noche misma Cecilia partió para Pinamar con días anticipados con el fin de poder olvidar a Nicolás y cambiar de aire.

Sin embargo, llevaba en el vidrio trasero de su auto un mensaje de amor escrito por Nicolas, otra de las costumbres que tenían. Y por más que partió para olvidarlo, durante un mes no se atrevió a lavar el auto. No por miedo a que él vea su mensaje borrado, sino porque le gustaba leerlo.

FIN

HOY…
Nicolás, con ayuda psicológica, calmó su obsesión y salió adelante. Tres años después de este episodio, volvió a ponerse de novio y a tratar de no repetir los errores cometidos en su anterior relación. Hoy convive con su pareja y está feliz. Sin embargo, no pasó un día en el que no haya pensado en Cecilia.
Cecilia tuvo otras varias historias después de Nicolás, pero por mucho tiempo estuvo reticente a encarar una nueva relación seria. Afianzó más su vínculo con su grupo de amigas, pero descuidó a los hombres de turno. Pasaron los años y estas amigas se fueron a vivir con sus parejas, se casaron y algunas tuvieron hijos. Ella empezó a sentir que se quedaba sola y muchas veces pensó en llamar a Nicolás, aunque no se animó.

Share

Anuncios

Acerca de El Corte

Historias de amores que no fueron.
Esta entrada fue publicada en Nicolás & Cecilia. Guarda el enlace permanente.

28 respuestas a Nicolás & Cecilia Parte II

  1. Mrpablox dijo:

    No me esperaba este final de historia, pintaba a Nicolas como el sex appel y termino siendo un neurótico desquiciado …………… y Cecilia, como mas o menos se dejaba entre ver apabullada por sus amigas que obvio hicieron su vida sin importarle Cecilia, se quedo sola y viviendo del pasado. Hubiera estado bueno que Nicolas la mate a ella y despues se suicide asi quedaban juntos para la eternidad, pero claro ahora veo que la pagina se llama “el corte” y entiendo porque lo de Nicolas en la gillete se corto el pequio……………… jajajajaja ……….. perdón tuve un desliz……
    Me encanto la temática, me resulta mas interesante la opinión de los demás, mas que la historia misma.

  2. Nancy dijo:

    El loco rehizo su vida sin problemas. Las amigas se olvidaron de todo lo que le decían a Cecilia cuando querían irse de parranda y cuando les tocó a ellas tener pareja cada cual hizo su vida. Cecilia, bien gracias. Es muy difícil recuperar la confianza ante ciertos hechos traumáticos.

  3. Asana dijo:

    la verdad que no me gusto el final… muy exagerado y poco realista. La historia empezo bien pero no tendria que haber empeorado tanto.

  4. veritac dijo:

    Cecilia sólo tomó una decisión presionada por las amigas y el padre. Obviamente, las amigas siguieron haciendo su vida sin consultarle a Cecilia sobre cada decisión que tomaban .
    Es cierto que lo de Nicolás era extremo. Pero no menos cierto es que hay gente a la que le encanta meterse en la vida de otras personas si uno les da un lugar, sobre todo cuando están en banda y no tienen nada que hacer.

    • El Corte dijo:

      Es muy cierto lo que decis. Aparte siempre aparecen cuando nada de ellos esta en juego.

      • veritac dijo:

        coincido con Blonda. No entiendo cómo, después de la adolescencia, hay gente que todavía se siente obligada a elegir entre los amigos y la pareja, ni entiendo cómo hay gente que obliga a elegir a sus amigos y/o pareja. No sé si me explico.

  5. Blonda dijo:

    Si algo me da más lástima que la gente que deja a sus amigos por su pareja, es la gente amigo-dependiente, que se deja arruinar la existencia por aquellos que pretenden vivir una eterna adolescencia.
    Creo que después de los 18 años, SE PUEDE ver a los amigos para merendar un domingo a la tarde, sin necesidad de arruinar la propia vida de pareja.
    Y también está permitido incorporar a las parejas. Si quiero realmente a mi amiga, voy a hacer mis mayores esfuerzos por integrar a su pareja y llevarnos bien desde los primeros días de relación, independientemente de que esa persona me guste o no para mi amiga.
    Hay que empezar a aceptar que quién debe acostarse y levantarse con la misma persona es el otro, y no nosotros. Y que los tiempos de uno pueden no ser los del otro.

    Saludos.-

  6. Mario dijo:

    Está buena la idea del blog. Las historias (por lo menos ésta, por ahora) son interesantes. Lo que sí, habría que pulir un poquito el tema del manejo de los tiempos verbales en el relato. Acá abajo un ejemplo de lo que quiero significar:

    […]A veces hasta debía llamarlo para avisarle que saldría de su casa e iría al kiosco a comprar cigarrillos, por miedo a que Nicolás llame y ella no conteste el teléfono[…]

    Sacando eso, promete bastante.

    ¡Saludos!

    Mario

  7. Cat dijo:

    Un final triste.
    No entiendo como Cecilia se tomó tan a mal el asunto. Si la historia es así como la cuentan, me parece que al simplificarla se perdieron matices. 😦

  8. Sebastiano dijo:

    Que loco ver como dos personas que tenían potencial se jodieron así.
    Yo estoy muy acuerdo con lo que dice Blonda, opino igual que ella. Las parejas se pueden integrar, etc. en fin.

    Que se yo, uno es tan egoísta que siempre alguien la come de rebote.

    Veremos como sigue el blog, seguiré esperando la próxima entrada. Está entretenido.

  9. Podolski dijo:

    Qué enferma que está la gente !

  10. Nahuel dijo:

    Que difícil puede ser encontrar el equilibrio suficiente como para crear una armonía estable con la pareja.
    Esto me recordó la idea de que el amor llega a ser (si es que no lo es) como una obsesión hacia la persona que uno quiere, querer compartir cada momento, saber constantemente qué hace, qué piensa, saberlo todo y estar siempre pendiente.

    Me gusto el relato, sobre todo porque deja varias cosas para analizar.

    Espero la próxima historia.

  11. Maica dijo:

    La primera persona errada fue Cecilia. Ante el primer “comentario” o “cara” de Nicolás debió plantear su postura. Pero siempre creemos que el otro “va a cambiar”, “ya se va a dar cuenta”, “lo hace porque me quiere”… si ella huebiese tomado una postura correcta desde un principio quizás hubiese podido ayudarlo a tiempo, y evitar el final melodramático.
    Todos morimos en algún momento por tener una relación. Todos queremos ser queridos por alguien, necesitados por alguien, pero la verdad es que la mayoria de las veces uno no está preparado para recibir el amor de otro. Nicolás estaba incapacitado para recibir amor… Por otro lado no entiendo las críticas a las amigas de Cecilia. Qué se supone? que porque Cecilia logró dejar una relación que la lastimaba las amigas debian quedarse con ella hasta que encontrara novio nuevo? Que dejó a Niolás por la presión de sus amigas y del padre? Por Dios!, a alguien le parecería sano que en esos términos estuvieran juntos?.

    • Nancy dijo:

      Creo que cuando uno tiene a un amigo o amiga en estas circunstancias no se logra nada presionándolo a salir, sino que buscas otras alternativas para ayudarlo. LLevando a la persona de juerga no arregla nada y cuando regresa a la casa la que tiene que enfrentar los desplantes (como mínimo) es esa persona sola. Los amigos se irán cada uno a su casa y ni idea de los peligros que la otra puede estar corriendo por un día de revelarse porque sus amiguitas querían salir.

  12. v dijo:

    Yo creo que existe la obsesion sin amor, pero no el amor sin obsesion, todos cuando estan enamorados de alguna manera alguna obsesion tienen, no de una manera enferma ni violenta, pero si existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s